Menu

Estudiante busca cuestionar el sentido patriarcal de la ciencia y los estereotipos de género.

Por: GCMX. 01/09/2017

Lucía Ciccia patea el tablero de las neurociencias. Sabe que se puede ganar varios enemigos con su tesis doctoral que está a punto de defender, sobre todo entre médicos famosos, grandes vendedores de libros, que afirman que los cerebros de la mujer y del varón son distintos, y que por esa razón ellas, por ejemplo, son más intuitivas y mejor preparadas para la multifunción y ellos más propensos a la acción, entre otras diferencias, que –según esa óptica– vendría marcada desde el nacimiento. Después de analizar cientos de experimentos publicados, sobre los que se basan esas afirmaciones, llegó a la conclusión de que se tratan de estudios de baja “fiabilidad estadística”, porque utilizan apenas un puñado de participantes, entre 12 y 20, y generalmente los experimentos no suelen replicarse. “No se puede generalizar de esa manera a partir de sólo uno o dos estudios con tan bajo número de muestra. No hay un dimorfismo sexual cerebral. No hay consistencia en las características de un cerebro para decir que pertenece a uno u otro sexo. Si hay diferencias, pueden ser consecuencia de nuestra práctica cultural, pero no son innatas. Además, la variabilidad existente en los cerebros de un mismo sexo es tan grande que invalida agruparlos de acuerdo a hombres y mujeres para hacer un experimento”, señala en diálogo con PáginaI12, entre el murmullo de la tarde del bar Varela Varelita, de Palermo. “Con distintos métodos de comparación y formas de argumentación, según los avances tecnológicos y científico-técnicos de la época, a partir de la ciencia moderna,  el cerebro operó como el  fundamento biológico predilecto para legitimar la opresión de la mujer. Hoy las neurociencias representan la autoridad científica capaz de respaldar la histórica categorización binaria y jerarquizada de los sexos”, advierte Ciccia.

Es becaria del Conicet, y su lugar de trabajo el IIF-Sadaf, Instituto de Investigaciones filosóficas-Sociedad Argentina de Análisis Filosófico. Su tesis doctoral “La ficción de los sexos: hacia un pensamiento neuroqueer desde la epistemología feminista”, tiene como madrinas  a la investigadora Diana Pérez y la filósofa feminista Diana Maffía, en el Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género (IIGGE) de la UBA. Ya entregó su tesis, y espera defenderla. Lleva más de tres años leyendo sobre la historia del estudio del cerebro, por un lado, y cientos y cientos de papers, sobre neurociencias, por el otro.

–¿Cuál es la relación del patriarcado con la ciencia?

–A lo largo de la historia, las prácticas políticas que implicaron la violación sistemática de los derechos de las mujeres y la imposición de una norma de conducta sexo-específica requirieron de un sustento científico capaz de legitimarlas. En consecuencia, las investigaciones orientadas al estudio de las diferencias biológicas entre los sexos siempre buscaron “corroborar” la inferioridad de la mujer, como un universal, que a su vez, utilizando tal sesgo como justificación, era excluida de la producción misma del conocimiento científico.

–Claro, es importante resaltar que en la antigüedad, la ciencia era casi exclusivamente patrimonio masculino…

– A lo largo de la Edad Media, la Iglesia Católica garantizó esa continuidad. Finalmente, con la institucionalización de la ciencia a partir del siglo XVII, las mujeres quedaron oficialmente excluidas de la producción de conocimiento científico hasta finales del siglo XIX, cuando se reglamentó el ingreso de la mujer a las universidades. Como sostiene Evelyn Fox Keller, hoy no es la ausencia relativa de mujeres lo que hace a la ciencia esencialmente masculina, sino la actividad científica misma. Es decir, la naturaleza de su metodología.

–¿Siempre el discurso científico sostuvo la existencia de una incapacidad innata en la mujer?

–Si, Pero los argumentos para fundamentarla fueron cambiando de acuerdo al marco científico en el cual se desarrollaron. No obstante, tal como sostiene Diana Maffía, es factible identificar  un método en común utilizado por las ciencias, a fin de legitimar la superioridad masculina. Ese método implica: A. señalar diferencias biológicas y psicológicas naturales e inevitables entre los hombres y las mujeres. B. jerarquizar esas diferencias de modo tal que las características femeninas son siempre e inescapablemente inferiores a las masculinas. C. justificar en tal inferioridad biológica el status social de las mujeres.

–¿Qué investigó en su tesis?

–Siguiendo la línea de análisis de Maffía, exploré cómo las diferencias biológicas entre “hombres” y “mujeres” fueron construidas históricamente para legitimar el punto B. Específicamente, me centré en la  nueva cosmovisión de los sexos que comenzó a instalarse a partir del nacimiento de la ciencia moderna, durante el siglo XVII. Propongo que ese punto de inflexión, el cual significó abandonar la teoría Hipocrática-Aristotélica-Galénica respecto a los cuerpos, implicó centralizar las diferencias en el órgano que era común a “ambos sexos”: el cerebro. Al convertirse en un objeto de estudio, medible y pesable, fue la piedra angular para garantizar no sólo la  subordinación de la mujer, sino también una organización jerárquica regida en términos de raza y de clase. De esta manera, sobre el cerebro se respaldó la polarización de los roles sociales, que era necesaria para la sociedad precapitalista, en vías de industrialización.

–¿Sostiene, entonces, que las ciencias del cerebro fueron centrales para respaldar el rol que la mujer debió ocupar en el orden social emergente?

–Exacto. En mi investigación describo cómo los discursos protofeministas de los siglos XVII y XVIII, y posteriormente los de las tres olas del feminismo intentaron ser neutralizados por los postulados provenientes de las ciencias del cerebro. De esta manera, la frenología surgida en el siglo XVIII –según la cual cada instinto o facultad mental radica en una zona precisa del cerebro que se corresponde con un determinado relieve del cráneo–, contribuyó a las justificaciones biológicas que legitimaban la clasificación jerárquica y binaria de los cuerpos, adjudicando roles sexo-específicos: la mujer pertenecía por naturaleza al ámbito privado, mientras que el hombre estaba hecho para conquistar el espacio público. Considero que la profundización de esa dicotomía, ocurrida durante la segunda mitad del siglo XIX, coincidió con el triunfo definitivo de la teoría de la “localización cerebral”.

–¿Qué dice esa teoría?

–Significó asignar funciones específicas a áreas cerebrales determinadas. El cerebro, que hasta ese entonces había sido un órgano inclasificable, comenzó a estudiarse más allá de las mediciones antropométricas planteadas por la frenología, y posteriormente por la craneología, posibilitando la modernización de los argumentos cerebrales para justificar la incapacidad mental de la mujer. Sumado a esos hechos, hacia finales de ese siglo, el descubrimiento de la “neurona” como unidad funcional, revolucionó la forma de concebir los cerebros, y sembró los cimientos de las actuales neurociencias. En definitiva, con distintos métodos de comparación y formas de argumentación, según los avances tecnológicos y científico-técnicos de la época, propongo que, a partir de la ciencia moderna,  el cerebro operó como el  fundamento biológico predilecto para legitimar la opresión de la mujer. En consecuencia, sostengo que son las neurociencias quienes hoy representan la  autoridad científica capaz de respaldar la histórica categorización binaria y jerarquizada de los sexos.

–¿Cómo se metió con este tema?

–Mi formación de grado es licenciatura en Biotecnología. Empecé una investigación en la Facultad de Medicina. La idea era descubrir el rol de un receptor que estaba asociado a déficit cognitivos en pacientes con trastornos psiquiátricos, particularmente esquizofrénicos o esquizofrénicas, y que tiene que ver con la capacidad de adaptarse a cambios en el ambiente. No se sabía qué hacía específicamente ese receptor. Se tenía alguna idea pero nada concreto. Pero me llamó la atención que me dijeran que solo use roedores machos para evitar las fluctuaciones hormonales en las hembras.

–¿Tienen fluctuaciones hormonales los ratones hembra?

–Si,  debido al ciclo de ovulación, y se considera que tal fluctuación  introduce variables en los ensayos conductuales. Tan es así que hay estudios en Neurociencias abocados a estudiar en humanos habilidades para test cognitivos que se basan en la fase folicular tardía y temprana, que son dos períodos distintos de la etapa de menstruación, donde los niveles de estrógenos varían.

   –¿Por qué?

   –Porque los niveles de estrógenos se asocian a desempeños diferentes para ciertos test, igual que la testosterona. Hay  test que muestran una de las diferencias más consistentes entre los sexos, y son los asociados con una capacidad cognitiva llamada habilidad viso-espaciales. En líneas generales tiene que ver con cómo el cerebro procesa la información del entorno para moverse a través del espacio. Se vincula a  la capacidad de abstracción. Ese test muestra una de las diferencias más consistentes entre los sexos con el desempeño masculino superando al femenino y se lo relaciona con los niveles  de testosterona: mayor testosterona, mejor desempeño.

  –¿Entonces es cierta la afirmación que sostiene que a las mujeres nos cuesta más que a los varones leer un mapa, por ejemplo? 

–La lectura de mapas tiene que ver justamente con esta tarea. Se dice que tiene una correlación positiva con los niveles de testosterona.

–¿Y qué hay de verdad?

–Es un tema controversial, los resultados son contradictorios, porque los experimentos en Neurociencias se caracterizan por tener pocos números de participantes: 10, 12, 15, 20 personas.

–¿Tan pocos?

–Hay excepciones que pueden llegar a tener grupos grandes, de hasta 500 incluso. Pero en líneas generales los números son bajos, por la complejidad de los estudios, porque a veces faltan sujetos experimentales, dependiendo de qué se quiera evaluar puede ser difícil conseguir participantes, y por razones de infraestructura. Pero sí, se caracterizan por ese número, bajísimo.

–Vamos a retomar este punto, pero nos quedaron los ratones…

–Para evitar la fluctuación hormonal se usaban solo machos. Si se usan solo machos para descubrir la función de un receptor, lo que uno piensa, entonces, es que no hay diferencias en los cerebros entre machos y hembras y entre hombres y mujeres. Porque la idea es extrapolar esos resultados a humanos. Cuando empiezo a indagar en las investigaciones que tienen que ver con diferencias cerebrales en hombres y mujeres, en la base de datos que se llama PuBMed –una de las más grandes disponibles a través de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU–, al poner  en el buscador “human brain + sex difference” (cerebro humano + diferencias sexuales), aparecen más de 8000 artículos con ese título. Es decir, cientos de investigaciones que en teoría prueban las diferencias cerebrales punto a punto entre hombres y mujeres. Por ejemplo: el procesamiento de las imágenes eróticas con distintos patrones de activación neuronal, del humor, del miedo, emociones, capacidades cognitivas, conductuales.

–¿Qué grado de seriedad tienen esos estudios si se hacen con 15 o 20 personas?

–Hay un problema: cuando hay un bajo número de muestras, si bien se puede replicar el estudio, eso no significa aumentar el número, porque son dos experimentos distintos. Es incorrecto estadísticamente. Aunque es lo que suele hacerse y no está bien. Uno tiene que reportar las veces que se hizo el experimento y con qué número de participantes lo hizo. Pero como los números son bajos, lo que se suele hacer es realizar dos veces, o más, el experimento para aumentar el número de la muestra, y reportarlo como un único estudio. No es correcto. Pero por lo general, sólo se hacen una vez, no se replican. Esto se debe a que la replicabilidad es algo que lleva tiempo, y que “no dará” un resultado novedoso porque ya se hizo una vez, y sólo estaría chequeando un resultado. Para publicar, no se valora la replicación de experimentos. Por eso los equipos de investigación no suelen realizarlos. Lo que se exige en las revistas científicas  es mostrar diferencias significativas en un estudio novedoso. Por eso la fiabilidad estadística en general no es buena.

–Lo que usted afirma podría descalificar a muchos de los libros que se están vendiendo hoy en librerías y que se basan en experimentos de neurociencias para reafirmar diferencias cerebrales entre varones y mujeres…

–No sé lo que dicen esos libros puntualmente, pero afirmar en términos concluyentes que el cerebro de la mujer es más emocional que el del hombre es falso. En primera instancia porque no podemos hablar del cerebro como un todo. ¿Qué quiere decir que es más emocional? Hay múltiples estructuras, circuitos, áreas, y distintos tipos de emociones, no una sola, homogénea, que se correlaciona con un único patrón de activación neuronal. El cerebro es mucho más complejo que una relación lineal “estímulo-respuesta”.

–Volvamos a los ratones…

–Primero empecé a indagar la fiabilidad de las investigaciones que, basándose en el dimorfismo sexual genético-hormonal-genital, proyectaban ese dimorfismo en los cerebros. Es decir, dos tipos diferentes de cerebros correspondientes “con su sexo cromosómico”. Aclaro que considero polémica esta clasificación binaria para nuestro cuerpo en general, siendo un parámetro normativo para marginar aquellos cuerpos que no se ajustan a tal norma. Lo interesante de esas investigaciones era que aunque afirmaban un dimorfismo sexual cerebral, ese hecho no se reflejaba en los ensayos básicos con roedores: se cometía el sesgo de no evaluar a las hembras. Y me di cuenta de que no se trataba de un error metodológico, que no se daban cuenta de que no usaban hembras, sino que era el sesgo de usar al macho como índice de referencia.

–¿El universal?

–Como el hombre es el universal, el macho es el índice de referencia. Hoy en los ensayos preclínicos en general se usan machos. De hecho en 2014, en Estados Unidos, el Instituto Nacional de las Salud sacó un anuncio obligando a introducir el sexo como variable biológica, en los ensayos preclínicos, a menos que estadísticamente se demostrara lo contrario.

–A ver… Usted señala que es necesario utilizar hembras y machos en los experimentos en ciencia básica, pero a la vez afirma que de los estudios no surge que haya diferencias entre los cerebros de mujeres y varones, ¿no es contradictorio?

–Es muy buena la pregunta. El primer punto era: si hay un dimorfismo cerebral en humanos, acá no lo estamos registrando y es un problema.  Es decir, si hay tanta búsqueda exhaustiva de diferencias cerebrales entre hombres y mujeres con fines clínicos, ¿por qué esas diferencias no se ven registradas en los ensayos preclínicos? El segundo punto era que las hipótesis de las que partían las investigaciones que afirmaban tales diferencias, reproducían los clásicos sesgos sexistas y androcéntricos que servían para legitimar la lectura jerárquica y binaria de los sexos. Si no era válido afirmar la existencia de un dimorfismo cerebral, ¿cómo repercutía este hecho en la práctica clínica?  Lo que estoy investigando ahora son las consecuencias clínicas de esta división.

–Finalmente dejó la ciencia básica y los roedores…

–Sí. Mi tesis se basa en la revisión crítica del discurso neurocientífico de la diferencia sexual y el impacto que tiene en la investigación biomédica y en la práctica clínica, por ese vacío del cual estamos hablando entre el ensayo preclínico y el ensayo clínico y a su vez es lo que plantea: si no hay un dimorfismo sexual cerebral, entonces, por qué sería un problema no usar hembras en los ensayos preclínicos.

–¿Y cuáles serían esas consecuencias?

–El problema es que en primer lugar los ensayos preclínicos no son solamente cerebrales: hay ensayos preclínicos que tienen que ver con cuestiones farmacológicas, la metabolización de fármacos, que sí es válido –considero– como una aproximación a la contribución del sexo, usar como un recurso metodológico la clasificación binaria entre machos y hembras. Porque en grandes rasgos podemos decir que pueden haber dos tipos de hígados, por ejemplo, para el procesamiento de fármacos. Ahora, ¿es válido afirmar lo mismo para el cerebro? El cerebro no es un órgano aislado. Se puede pensar que, si es válido clasificar los sistemas fisiológicos restantes de manera binaria como recurso metodológico para la práctica clínica, al ser parte del mismo cuerpo ¿por qué no el cerebro también? Podemos decir: si en los sistemas fisiológicos restantes se pueden dividir en dos, el cerebro también. El problema es que nuestra especie se caracteriza por la alta plasticidad cerebral…

–¿Qué significa eso?

–Es la capacidad de incorporar experiencia. Eso se refleja en nuestro cerebro. Tan es así que un tipo de genitalidad no predice un tipo de cerebro: hoy no podes mirar un cerebro y decir si es de hombre o de mujer.

–¿No se pueden identificar?

–No, porque hay un montón de estructuras, de solapamientos, entre lo que categorizamos como hombre y mujer, y es más, en un cerebro no hay una consistencia lógica. Es decir, no hay estructuras o áreas que sean características sólo  de “hombre” o de “mujer”, sino que los cerebros son mosaicos: combinaciones de estas estructuras que hoy se etiquetan como “de hombre” y “de mujer”.

–Hay médicos especializados en neurociencias con gran despliegue mediático que afirman que las mujeres tienen más facilidad para la multifunción por las características de los cerebros femeninos. ¿Podríamos también pensar que nos adaptamos a la multitarea porque fuimos asignadas históricamente al ámbito de lo doméstico, que es muy distinto a considerar que es una predisposición natural por nuestra característica cerebral?

–¡Exacto! Dije antes que una alta plasticidad cerebral nos caracteriza como especie, y que tenemos la capacidad de incorporar información y experiencia individual que impacta en nuestro cableado neuronal y que nos vuelve un cerebro singular. No hay un cerebro igual a otro. Ahora bien… sí hay estereotipos normativos de género.

–¿Qué impacto tiene el estereotipo de género en nuestra estructura cerebral?

–Yo sí creo que las conductas normativas que reproducimos y producimos en tanto mujeres y hombres, que son los únicos sexos inteligibles hoy según el discurso científico –aclaro que entiendo los términos hombre y mujer en tanto categorías biológicas–, pueden repercutir en nuestra arquitectura cerebral. Es decir, el aprendizaje de nuestras prácticas de género puede reflejarse en nuestros cerebros, y podemos cometer el sesgo de pensar que existen diferencias entre “sexos”, cuando en realidad se trata de diferencias de género, son aprendidas, son programaciones culturales. Por eso podemos hablar de conductas que tienen capacidad de agenciamiento individual y de cambio. En definitiva, si nosotras viéramos cerebros de mujeres y de varones y encontráramos diferencias en respuestas asociadas con tareas  multifunción, puede ser que tales diferencias fueran consecuencia de nuestra práctica cultural, y no causas biológicas.

–¿Hay cerebros que no tengan influencia de ningún tipo social, para poder estudiar y determinar si es causa biológica o consecuencia cultural?

–Esa pregunta es clave y la respuesta es que no. Mi hipótesis es igualmente verdadera que cualquier investigación que diga que es causa genética hormonal. Porque no tenemos ningún cerebro que esté exento de cultura. Las mayores diferencias, las más consistentes, son las asociadas a las áreas de reproducción, a la química y a la mecánica, hablamos de erección, y de eyaculación y de ciclo de ovulación. Son las dos estructuras cerebrales que presentan las diferencias más consistentes en humanos, pero incluso en ellas existen solapamientos.

–¿Qué quiere decir?

–Que ni siquiera en esas áreas estamos exentos de la práctica cultural y social. Solamente podemos tener una aproximación de la contribución que tiene la constitución genética hormonal en nuestro cableado neuronal, siendo dicha contribución indisociable de nuestra práctica social y cultural. No podemos ver el cerebro y decir “hasta acá es biológico” y “hasta acá es cultural.”

–¿Por qué desde la neurociencia se reafirman los estereotipos de género?, ¿qué intereses hay detrás, dado que esas investigaciones tienen tan poca fiabilidad estadística, según usted misma afirma? 

–Las personas que hacen ciencia no son muchas veces consientes de estos sesgos que se reproducen. Muchas y muchos realmente piensan que esa es la verdad, que existen dos cerebros y que nuestra biología determina capacidades y conductas sexo-específicas. Sin embargo, clasificar los cerebros de acuerdo a una categorización binaria puede dar falsos positivos. Es decir, agrupar los cerebros según el criterio hombre-mujer puede, o no, resultar en diferencias, dependiendo del azar, de “qué cerebros” que participen de un estudio. Salvo ciertas excepciones, no es válido incorporar el sexo como variable biológica en los estudios cerebrales en humanos, y en roedores sólo en condiciones muy específicas, debiéndose controlar una multiplicidad de variables. En mi tesis planteo la urgencia de reconceptualizar el régimen sexual binario, a fin de habilitar la producción de nuevas metodologías que posibiliten un mejor acceso  a la comprensión de cómo afecta nuestra biología en la vulnerabilidad y prevalencia de desórdenes y enfermedades neuronales. En este sentido, propongo comenzar desde una perspectiva cerebral, pero también sugiero la necesidad de extendernos a todo el organismo. La clasificación binaria responde a un régimen patriarcal que “produjo” dos sexos ideales con fines prescriptivos y normativos, y nosotros debemos transformar esa categorización, en términos de salud, en aproximaciones biológicas como recurso metodológico al servicio de nuestros sexos reales. También sostengo que en la actualidad, el género debe indefectiblemente incorporarse como variable en la investigación biomédica y la práctica clínica.

LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL PULSANDO AQUÍ.
Fotografía: GCMX

denuncia
denuncia

Agenda de Eventos…

denuncia denuncia denuncia denuncia denuncia

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Anuarios de artículos publicados

banner
banner
banner
banner

Consulta los artículos por MES

octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031