Menu

La trampa de hoy: “el candidato es lo que cuenta” y la falta de compromiso ideológico

Por: Adolfo del Ángel Rodríguez. 08/05/2017

El pasado es otro país, y allí no se pagan impuestos”

Carlos Monsiváis

 

Las elecciones municipales se viven con fervor casi religioso en cada una de las comarcas de Veracruz, con características cuasi agresivas debido a que quienes se atrincheran detrás de un candidato defienden a capa y espada que es la mejor opción, convicción muchas veces corta de miras hacia adelante y hacia atrás, porque no se analiza (de un tiempo a la fecha) la ideología general del partido que se representa ni la trayectoria de quien ostenta una candidatura, por lo que la experiencias en cuanto alternancia han resultado poco productivas, pues han sido más el fruto de berrinches de parte de los actores principales quienes a toda costa quieren participar del poder público en detrimento de las ideologías y de la memoria histórica que debían tener para representar uno u otro color.

Al respecto, los psicólogos dicen que una decepción viene cuando esperas algo de alguien y esa parece ser la tónica que se maneja entre los ciudadanos, quienes no hemos entendido el papel de sociedad civil que nos toca jugar, pues visto de esta manera, quien quiere representar al pueblo debe hacer todo lo posible por lograrlo, pero el pueblo se obsesiona por convencer a otra fracción del pueblo en que su opción es la mejor, ocupándonos de un papel que le toca solo a él, provocando divisiones, rencores y desorganización, ya que al final el estado en que queda la sociedad es en beneficio de quien gobierna: no hay poder civil que pueda exigir lo que como pueblo corresponde: servicios óptimos, beneficios a la población en general y decisiones basadas en las necesidades reales de los pobladores, por lo que se ejerce de nuevo –cada tres años- un poder que una fracción quiso cambiar, haciendo un círculo vicioso.

El discurso municipal reza: “aquí no cuenta el partido, el candidato es lo que cuenta”, como si fuera una Ley mosaica a la que no hay que cuestionar, por lo que no ha sido analizada a fondo, porque en tres años de pausa nadie se da a la tarea de desglosar todas las implicaciones que el enunciado lleva, puesto que solo se entiende a la política en términos de elecciones. Hasta aquí sería conveniente preguntar: ¿acaso no cuenta el partido porque se asumen insignificantes a nivel nacional? O ¿Se asumen sin capacidad para analizar la ideología que arrastra el partido desde su formación? ¿Acaso asumirse de tal manera no es autocondenarse a la ignominia? ¿No es una ofensa autoproclamada? Si es así, entonces ¿el valor del voto es relativo? ¿A veces cuenta y a veces no? ¿Se vale joder a “los otros” para hacernos valer? ¿Le damos valor a los berrinches ideológicos para hacer protagonistas en detrimento de nuestro criterio? ¿Entonces el municipio no influye a nivel nacional? ¿Existimos en otro plano astral? ¿Es válido hoy ser de izquierda y mañana de derecha? ¿Lo que pasa a nivel municipal no impacta en lo estatal y nacional?

Las preguntas pueden ser infinitas y las respuestas tan cortas en este periodo, incluso quizá el texto aborrezca a más de uno que se sienta ofendido con lo que planteo, consciente de que en esta temporada no hará mella porque las pasiones empiezan a desbordarse, pero ojalá quede como antecedente para analizar el por qué no hemos asumido a la democracia como algo nuestro y no de quienes pretenden gobernarnos, que nos asumamos como ciudadanos activos, que accedamos a nuestra memoria histórica, que dialoguemos con el pasado y seamos capaces de comprender que política es un término amplio que implica conocimiento y crítica, que implica compromiso con el presente para poder proyectarnos hacia el futuro, porque quien da saltos ideológicos justificados por ofensas recibidas solo da cuenta de las miras cortas que posee y de una falta de análisis histórico y filosófico y, entonces ¿cómo confiar en alguien que no tiene convicciones?

Fotografía: andaluciacomunista

reporte

Anuarios de artículos publicados

banner
banner

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

denuncia