Menu

¿Se puede humanizar el capitalismo?

Por: Aporrea. 09/08/2018

Economistas y políticos importantes admiten que el sistema capitalista mundial se encuentra en una profunda crisis económica y política que aumenta la desigualdad, pero quieren mejorarlo “la pregunta que se hacen es qué puede pasar después del capitalismo”. “La Universidad de Harvard le preguntó a los universitarios qué podía haber después del capitalismo, y el 51% de la muestra dijo no creer en el sistema. Esto es “algo preocupante” sentenciaron las autoridades. El ideal que durante la guerra fría se asoció al sueño americano, hoy es asociado por muchos jóvenes a la crisis financiera.

El capitalismo ha creado algunos progresos económicos para unos pocos, pero para la mayoría de los habitantes las desigualdades son profundas. Por qué no hay una distribución equitativa de la renta producida, el 1% de la población se apropia del 90% de la riqueza, es un problema grave que impresionará al capitalismo. Es trascendental abrir el debate para buscar algún modelo alternativo a este sistema sin pasar por una guerra nuclear que sería la destrucción del planeta.

¿Si hay solución? Claro, el sistema socialista de producción ha demostrado ser más equitativo en la distribución de la riqueza. La Unión de República Socialista Soviética y su sistema económico se basaban en la propiedad social de los medios de producción, dentro de la teoría general marxista-leninista. El Estado dentro de los sóviets, existía una planificación y control global de la economía soviética para satisfacer las necesidades básicas de toda la población. Las consecuencias de la I Guerra Mundial y la Guerra Civil Rusa obligaron al nuevo país a adoptar el llamado comunismo de guerra; tras finalizar la guerra civil el gobierno de Lenin impuso la Nueva Política Económica (NEP) que combinaba algunos elementos socialistas y capitalistas, pero que no fue capaz de impulsar y restablecer la economía, por lo que desde 1928 se impusieron los Planes Quinquenales.

La invasión de la Alemania nazi en Europa durante la II Guerra Mundial interrumpió este proceso. Tras la victoria contra en nazismo y a pesar de las pérdidas humanas y económicas durante la II Guerra Mundial, la URSS se convirtió junto a los EE.UU en la segunda economía del mundo, tanto económica como militar. Lograron colocar el primer satélite artificial en el espacio junto con el primer humano. En 1941 la Unión ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la producción de hierro, petróleo y oro. Es el tercero en producción eléctrica, fundición, acero y algodón. Y el cuarto en la producción de carbón y motores de automóvil. El ejemplo más espectacular de esta transformación puede encontrarse en la electrificación, que pasa de una producción de 2500 millones de kWh en 1928 a 40 000 millones en 1938, un aumento del 1600% en una década.

Pero, la guerra fría y la carrera armamentística con los EE.UU, hicieron invertir sumas millonarias en armamento. Además, los errores estratégicos en el plano económico, ocasionaron algunos movimientos políticos independentistas y terminaron por hacer desaparecer a la Unión Soviética en 1991.

El capitalismo actualmente pasa por una crisis económica a nivel mundial y afecta gravemente ecológicamente al planeta. El sistema energético basado en combustibles fósiles ha sido motor de desarrollo económico de los últimos 200 años. Pero, destruye el medio ambiente y es urgente la sustitución de los combustibles fósiles por las energías renovables. La solución es establecer un sistema económico donde la justicia social para todos los seres humanos y el medio ambiente sea la prioridad para todos los países. Esa es la posición de la auténtica izquierda mundial, es preparar el hombre nuevo, como sostenía el Che Guevara, o “humanizar, para ser más justo”.

Será posible humanizar el capitalismo actual. La “izquierda nueva” quiere cambiar los hombres y a “reformar” aquellas estructuras del sistema que son socialmente “injustas”. Sostienen que lo malo del capitalismo, es la falta de control del Estado. Piensan que con el ahorro y la eficiencia, junto con los cambios en hábitos de consumo, junto con la sustitución de los combustibles fósiles por energías renovables se puede solución el problema ecológico.

Pero humanizar al sistema capitalista estadounidense será posible. Si analizamos sus dos partidos, demócratas “liberales” y republicanos “conservadores”) ningunos de los dos han detenido las invasiones militares en busca de nuevos mercados y ganancias para los bancos y transnacionales de Wall Street y del Complejo Militar Industrial norteamericano. El gobierno de EE.UU no acepta los presidentes democráticos y progresistas en el mundo, tales como Dilma, Cristina Kirchner, Evo Morales, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Correa o Lula que ejecutan los programas económicos con estrategias moderadas y democráticas y atraves de elecciones. Los EE.UU tiene el axioma: Nada de “hombre nuevo”: sólo hay que reciclar al “hombre viejo”. Al capitalismo mundial hay que derrotarlo políticamente o de lo contrario nos llevará a una guerra nuclear que será la destrucción del planeta tierra. www.todosobrederechoshumanosblogspot.com

LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL PULSANDO AQUÍ.

Fotografía: Expansión

Necesitamos de tu APOYO para seguir…

denuncia

Curso para periodistas

denuncia

Agenda de Eventos…

denuncia denuncia denuncia denuncia denuncia

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Anuarios de artículos publicados

banner
banner
banner
banner

Consulta los artículos por MES

agosto 2018
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031