Menu

México: fabrica de anémicos y obesos Refrescos vs el agua (I)

Por: Jorge Salazar García. 11/04/2017

El primer refresco embotellado que tome fue una CocaCola. Tenía quizá 6 años de edad cuando al barrio llegó un bonito y grandototote (así lo vi) carro rojo anunciando regalos para quienes asistieran a la exhibición de películas. Allí lo probé y me gustó. Para la chiquillada que vivía en las ultimas casas de la ciudad, sin luz ni otros servicios, esto nos parecía una gran fiesta. En un poste o en el mismo camión colgaban una manta blanca (pantalla), sacaban un proyector y lo hacían funcionar con un generador de gasolina. La mayoría de quienes acudían conoció de esa manera el cine (nadie tenía televisión) y a sus personajes clásicos infantiles: el gordo y el flaco, Charles Chaplin, el llanero solitario, Mickey Mouse, y otras caricaturas. No recuerdo si antes o después de la exhibición de los cortometrajes hacían concursos y anunciaban sus promociones. Por ejemplo, si juntábamos corcholatas (tapas), en la próxima visita las podríamos cambiar por llaveros, destapadores, charolas, vasos y otras cosas con el logo y/o forma de este producto tan llamativo.

Recuerdo que en las posadas, los adultos hacían cubas (brandi, ron o aguardiente más cocacola) en ollas o bandejas, de donde todos se servían. Generalmente a los niños les daban ponche o agua de frutas, y en pocas ocasiones, si acaso, un vaso con pepsi o coca. Estas fiestas y aquellas visitas promocionales eran las únicas oportunidades de tomar refresco. A pesar de eso, nunca supe, ni vi, que alguno de mis coobarriales amigos se volviera adictos a esas bebidas embotelladas. Seguramente porque, en nuestras casas, nos habían enseñado a tomar AGUA natural o de fruta, desde siempre.

Sin embargo, con esa propaganda sistemática y engañosamente generosa,  se sembró en mi cerebro que ese líquido oscuro era mejor, incluso que el agua. Tal idea permaneció hasta que comencé a leer al gran Rius. Con la revista “ Los supermachos” (1965) primero y con “Los agachados“ (70s) después, descubrí que lo pregonado no era cierto y que beber refrescos era perjudicial para la salud. Lamentablemente, para la población que no lee y sólo ve televisión, la situación es diferente. La profusa y mentirosa  publicidad les hace creer que esas bebidas azucaradas les da estatus, energía y salud, convirtiéndolas en sustitutas del AGUA.

Hoy, investigaciones serias, realizadas por organismos nacionales e internacionales han probado fehacientemente que la ingesta de refrescos es una de la causas principales de enfermedades como la obesidad, anemia, diabetes, caries, cardiopatías, nefritis, etcétera. En este artículo y en el siguiente, se expondrán algunos resultados de  esas investigaciones. De igual modo se dará a conocer cuánto gasta una familia en el consumo de esas bebidas chatarra y el problema de salud nacional que han provocado; ya que México se ha convertido el primer bebedor de refrescos, superando a los mismos creadores de la comida rápida: los gringos. Por ejemplo, en el año 2011, los mexicanos lograron consumir 80.7 % más litros de cocacola que los estadunidenses. Ver gráfica[2].

Bebida nacional

Sólo para tener una idea de la actualidad y  gravedad del asunto, citamos las últimas declaraciones de especialistas del Centro Médico Nacional 20 de noviembre, publicadas en la Jornada del pasado viernes 7, destacando que el 76.3 % de los derechohabientes del ISSSTE enfrentan el padecimiento de la obesidad considerada “una enfermedad crónica, progresiva e incurable, pero que puede ser tratada” (Jesús Montoya Ramírez, cirujano y experto en bariatría). En el IMSS el asunto es peor.

Por supuesto, si usted es parte del 99 % de personas que consume refresco, seguramente se resistirá a dejarlo porque tal vez crea que esto es un complot contra el imperio o ya es un adicto. Pero, créalo, vale la pena conocer los datos que le informarán el porqué las bebidas embotelladas son tan dañinas para la salud. Por eso le recomiendo que no se pierda el próximo artículo, donde esta historia, continuará…

[1] Rojas, Dolores; coordinadora de campañas de OXFAM, (confederación internacional formada por organizaciones no gubernamentales nacionales que realizan labores humanitarias en 90 países. México

[2]https://www.google.com.mx/search?q=imagen+de+consumo+de+refresco+en+Mexico+2011&client=safari&rls=en&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwiKqIy695HTAhVG5IMKHUhQD7AQsAQIGw&biw=1275&bih=676#imgrc=_

 

 

 

Fotografía: twitter

reporte

Anuarios de artículos publicados

banner
banner

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

denuncia