Menu

Los dimes y diretes a la orden en las redes sociales

Por: Gilberto Dorantes Álvarez. 16/03/2017

     La guerra ya inició para definir a los próximos alcaldes que velarán por el futuro y el bienestar de los veracruzanos, es todo un arcoíris de palabras que podemos ver y leer en los distintos medios de comunicación. Vemos y leemos lo más sucio que mentes tergiversadas desde el anonimato son capaces de hacer. Tienen tan retorcido el pensamiento que no dudan en denostar y hacer lo más ruin, usando las redes sociales como lo mencioné en artículo anterior para tratar de hacer trastabillar a sus oponentes políticos, sin detenerse a meditar el daño moral que causan a terceros, violentando sus derechos. En las redes sociales usan todo tipo de descalificativos, no faltando la torpeza de quien quisiera corregir y revertir el perjuicio producido a algunos actores políticos, pues quieren contestar cada uno de los ataques recibidos y al hacerlo, lo hacen homofóbicamente, como si una preferencia sexual fuera la causante del desequilibro mental de quienes atacan en las redes sociales desde el anonimato.

     Todas esas “lindezas” denostadoras que van saliendo a la luz pública, no sabemos si son ficticias o tienen algo de verdad, quienes leemos, algunos nos reservamos los comentarios al respecto, mientras unos más afirman lo escrito y habrá quienes desmientan todo, pero el daño moral es irreversible, ese daño quedará por siempre y la duda persistirá y detalles de este tipo pueden inclinar la balanza, desequilibrando aún más un proceso que nunca ha sido balanceado, pues los dados desde que fueron manufacturados, ya traían un lado más pesado.

     Existe mucha basura virtual en el ciberespacio que rodea a nuestros políticos. Todo está repleto de lodo y habrá que ver la capacidad que cada uno que ellos tiene para salir de las cloacas donde mentes retorcidas los quieren sumergir y dejarlos en el fondo de éstas hasta ser ahogados por la inmundicia, pues todo lo han querido revolver trastocando la vida privada a la cual absolutamente todos tenemos el derecho inalienable de mantener en secrecía, aun siendo un personaje de la vida pública.

     Es cierto que algunos acontecimientos en nuestras vidas nos marcan y dejan huella perenne, pero son estas experiencias ya sean buenas o malas las que nos ayudan a fortalecer el carácter. Gracias a los tropiezos que tiene el ser humano es como realmente se aprende y las experiencias adquiridas son los adobes en los cimientos existenciales del ser humano, el cual por naturaleza no es de un pensamiento perfecto. En su momento debemos aprender a discernir y cuando tengamos que elegir, lo debemos hacer concienzudamente, porque si bien existen experiencias buenas y malas, también hay unas que tienden a ser las que rijan el comportamiento del ser humano, y si predominan las que no ayudan a mejorar como persona, es seguro que en un futuro a corto plazo, esa persona va derecho al fracaso.

     Todo eso que hemos estado viendo en las redes sociales, muy pronto los políticos más aviesos, sabrán capitalizar esas denostaciones a su persona, harán que mucha gente ría en su bien elaborados discursos “duermependejos”  y tratarán de seducir al electorado, se sentirán como el poeta Díaz Mirón en uno de sus máximos poemas “A Gloria” al decir: “Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan… ¡Mi plumaje es de esos!”  “Hay de aquellos pendejos que se la crean”. ¡Reflexionemos mientras llega el próximo café!

 

Fotografía: columnaalmargen

 

denuncia
denuncia

Anuarios de artículos publicados

banner
banner

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

denuncia