Menu

Impugna artista doble moral del ayuntamiento de Oaxaca.

Por: Jorge A. Pérez Alfonso. La Jornada. 09/02/2018

En la capital oaxaqueña existe una doble moral: por un lado se permite instalar obras en la vía pública y la apertura de bares en el centro histórico, mientras otras creaciones, como los murales, son prohibidas y perseguidas. Todo depende de si es redituable en términos económicos para las autoridades, afirma a La Jornada Rosario Martínez, integrante del colectivo de arte urbano La Piztola.

Refiere que uno de los pretextos esgrimidos por el ayuntamiento para borrar los murales realizados con la técnica de esténcil es que no van con la arquitectura y el tipo de ciudad que es Oaxaca.

Al respecto, la artista señala que en contra esquina del templo de Santo Domingo de Guzmán hay un bar, donde a las dos de la tarde se escucha música súper alta, pero eso sí va con Oaxaca, ¿no? Existe doble discurso: por un lado censuran obras que cuentan historias de la ciudad y, por otro, permiten abrir bares o emplazar obras.

Varias veces, indica Rosario Martínez, La Piztola ha pedido regular esa actividad y la urbanidad, pues el municipio ha instalado semáforos de leds en el centro histórico que salen de lo tradicional, sin que haya problema.

Recuerda que el mural de La Piztola expuesto en el museo Bélber Jiménez de una niña que sostiene un corazón entre las manos fue retirado el pasado 23 de octubre con el pretexto de que los colores eran estridentes y no iban con los del centro histórico. Sin embargo, antes esa pieza fue utilizada en espots propagandísticos de la capital para atraer turismo.

En la actualidad el colectivo exhibe obras en la capital británica y en Coachela, California. “Es triste –dice Martínez– ver que este arte sea más valorado en el extranjero y no en su ciudad natal, además de que hay muchos artistas que utilizan la técnica del esténcil; uno de sus máximos exponentes es Banksy, cuyas obras son protegidas por gobiernos, debido a su valor artístico y cultural”.

Funcionaria niega persecución

Por su parte, la directora del Centro Histórico del municipio de Oaxaca de Juárez, Verónica Redondo, niega categóricamente que hayan sido trabajadores del ayuntamiento los que la mañana del pasado jueves borraron el mural El mezcalero, ubicado en las calles Tinoco y Palacios 602, en la galería y casa de degustación Piedra Lumbre, sino, afirma, fue el dueño quien lo recubrió con pintura gris.

Señala que el inmueble fue clausurada por autoridades municipales ante una serie de irregularidades, entre ellas el mural pintado en la fachada, por lo que se le informó que para reabrir requería solventar esas anomalías y retirar El mezcalero, a lo que finalmente accedió.

Verónica Redondo aclara que la obra fue colocada el pasado octubre y que la dependencia a su cargo solicitó retirarla. Sin embargo, como el mural era parte de una exposición de mezcaleros en la galería, se pidió una prórroga y se les permitió mantenerla un mes y este enero la dirección del Centro Histórico actuó.

De las autoridades municipales, señala, no existe persecución a La Piztola ni a ningún otro colectivo de arte urbano, sino que la regulación por ser una ciudad patrimonio impide que esa clase de obras sean expuestas en el centro histórico, algo que regulan junto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, pues específicamente pinturas de este tipo modifican la imagen de la ciudad de manera importante, asegura, y están prohibidas por los reglamentos de ambas dependencias.

Limitaciones a la libre expresión

Ante la censura del jueves, al ser borrado uno de sus murales por órdenes del edil de Oaxaca de Juárez, el priísta Javier Villacaña Jiménez, integrantes de La Piztola expresan que les resulta complicado dar una respuesta a nuestra manera, debido a las limitaciones a la libertad de expresión en la entidad. Sólo nos queda organizarnos con otros artistas y agrupaciones de arte urbano para afrontar la situación y seguir pintando en las calles.

Los diseñadores gráficos Rosario Martínez, Roberto Vega y el arquitecto Yankel Balderas, del colectivo artístico, expresan: El gobierno debe organizarse para tener más conocimiento del arte urbano. Sólo buscamos más apertura y menos represión para los artistas de esta corriente.

Martínez explica que para la intervención, dedicada a los maestros mezcaleros, obtuvieron el permiso de los dueños de la galería y casa de degustación de mezcal Piedra Lumbre, pero trabajadores del recinto informaron que para reabrir el inmueble clausurado, como condición, se debía suprimir el mural.

“Muchos artistas o colectivos –señala Vega– son censurados, como Chiquitraca o Tlacululokos, pues el gobierno quita sus obras con el argumento de que el tema o los colores no van con las normas e identidad del centro histórico, cuando en sus obras siempre se habla de artesanos o culturas locales.”

Aclaran que no han reaccionado con alguna obra, pues no desean afectar a dueños que brinden su muro para ser intervenido, debido a que también son sancionados económicamente por no solicitar algún permiso al gobierno para realizar la pieza.

Las leyes en Oaxaca son tan encajonadas que están hechas para no hacer nada, mucho menos para hacer una crítica contra el gobierno, deplora Vega.

Aseguran que tienen respaldo de la población, principalmente en redes sociales, para conservar sus trabajos en las calles. Además, muchas personas visitan los lugares intervenidos aunque las obras hayan sido borradas.

No queremos que se elimine ningún mural más en Oaxaca. México siempre se caracteriza a escala internacional por sus muralistas, dice la diseñadora.

La Piztola rechaza las declaraciones de Villacaña Jiménez a medios locales sobre el supuesto contacto que tuvo con la agrupación para aclarar la censura del mural Sembremos sueños y cosechemos esperanzas, instalado en el museo Belber Jiménez, pues esa reunión jamás se efectuó.

Como informó ayer La Jornada,este mural también fue borrado por las autoridades por considerar que los colores eran distintos a los permitidos en el centro histórico y que no iba con la identidad de la ciudad. La intervención homenajeaba a la defensora de derechos humanos, la oaxaqueña Alberta Bety Cariño, quien fue asesinada.

No hemos tenido contacto con las autoridades para recibir alguna explicación sobre el retiro de ambos murales, explica Vega.

(Con información de Daniel González Delgadillo)

LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL PULSANDO AQUÍ.

Fotografía: cortesía de La Piztola

Un VOTO por la Educación Pública

denuncia

Agenda de Eventos…

denuncia denuncia denuncia denuncia denuncia

Suscríbete a nuestro Boletin

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Anuarios de artículos publicados

banner
banner
banner
banner

Consulta los artículos por MES

abril 2018
L M X J V S D
« mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30